La importancia del paseo

18-07-11

EL PASEO

Los paseos son muy muy importantes para el equilibrio emocional del perro y para que nuestro
perro sea feliz. Los perros deben tener una rutina de paseos correcta: 3 paseos al día es lo ideal. La
duración deben de ser de 20/30 min. Esto no significa que no se puedan hacer salidas o excursiones
más largas, pero los paseos muy largos no deben ser un hábito diario. 3 ó 4 veces a la semana sería
adecuado proporcionar a tu perro salidas al campo de más tiempo donde pueda correr si quiere.
Debe poder jugar o relacionarse, conocer a otros perritos. Los perros son animales sociables y
necesitan esta interacción. Los perros deben poder hacer ejercicio. Y ejercicio no significa perseguir
una pelota mil veces (este juego produce mucha adrenalina y los perros tardan 2 semanas en
eliminarla, así tenemos perros nerviosos y obsesionados con la pelota). Paseos largos, correr por
el campo, ir a la playa, a ríos, excursiones a parques amplios, un ejercicio sano y si puede ser con
más perros y más gente mejor. Es muy importante que los perros puedan oler todo lo que quieran
en los paseos, lo necesitan. Y tampoco los atosiguemos llamándolos o riñéndoles constantemente
por todo. Es su momento. Debemos permitir que se relajen y paseen tranquilos sin exigirles nada y
permitir que se puedan relajar y sea gratificante y estimulante para ellos.

Para cachorros se recomienda 4 paseos diarios, más frecuencia porque aguantan menos rato para
hacer sus necesidades y sacarlos después de que coman o se despierten, que es cuando hay más
probabilidad de que hagan sus necesidades. La duración debe ser de 5 min. por mes de vida.

 

¿Collar o arnes?

Para la salud de los perros, es más recomendable el arnés que el collar, ya que los collares a la larga
pueden hacer daño físico al perro por los tirones (en la tráquea, en los oídos…). Se desaconseja
totalmente los collares de púas, de ahorque y cualquier collar que produzca dolor o malestar en
el perro. No me gustan especialmente los halties. Lo que más recomiendo son arneses antitiro o
arneses normales con argolla delante y coger la correa del perro a la argolla de delante.

A los cachorros hay que habituarlos al collar/arnés estando en casa, y a ir con correa también
estando en casa.

El momento de ponerles el collar o arnés debe ser tranquilo, sin prisas y no añadir excitación. Si tu
perro ya tiene asociado el collar o el arnés con el paseo y se pone muy nervioso y contento. Pónselo
15 min. antes de salir a pasear y sácalo a pasear en el momento que esté tranquilo.

 

El momento de salir de paseo

Si tu perro se pone nervioso cuando va a salir a pasear, no le hables y no añadas excitación a este
momento. Cuando coges la correa el ya sabe que va a pasear, no hace falta que se lo digas. Este
momento debería ser muy tranquilo porque si tu perro ya sale excitado y nervioso de casa te va a
costar muchísimo que no tire de la correa en el paseo.

Si cuando coges la correa, o las llaves, o te pones la chaqueta tu perro ya se pone nervioso porque
sabe que sales, haz estas acciones a menudo sin que ello represente que salgáis a pasear. Con
varias repeticiones tu perro entenderá que no siempre que coges la correa o las llaves toca paseo.
Si con estas pautas tu perro sigue saliendo algo nervioso en el paseo, esturrea franfurts cortados
chiquititos antes de abrir la puerta, mientras el come, abre la puerta y esturrea franfurts fuera. Con
esto, tu perro olisqueara y se relajara. Estarás premiando que tu perro este tranquilo cuando abres
la puerta para pasear.

Salir a pasear es un premio para tu perro. Utilízalo para reforzar buenos comportamientos. Abre
la puerta para el paseo solo si tu perro está tranquilo y se autocontrola, si está nervioso y abres la
puerta refuerzas el comportamiento nervioso.

En este momento, si el perro está muy nervioso, no se deberían exigir sentados ni tumbados para
que se autocontrole si sabes que esta tan nervioso que no te va a escuchar. Si tienes que repetir el
comando más de una vez estas añadiendo estrés a este momento y estas poniendo a tu perro más
nervioso. Primero intenta que salga tranquilo, y cuando ya esté tranquilo podrás pedirle acciones
que conlleven mas autocontrol.

Tu trabajo es darle naturalidad y tranquilidad a este momento, tener paciencia y premiar conductas
tranquilas. Si el momento de salir por la puerta es tranquilo, tendremos muchas más probabilidades
de que el paseo también lo sea.

 

Correa

Utilizaremos correa larga de mínimo 2 metros. Si paseamos con correa corta es como si pidiéramos
a nuestro perro que tire para poder oler, no puede desconectar en el paseo. No es recomendable el
uso de correas extensibles, ya que el perro con ellas aprende a tirar para llegar donde quiere.

 

Un paseo correcto

Para que el paseo sea relajante es muy importante que no haya tensión en la correa y que la salida
de casa sea correcta, como ya hemos explicado antes. Pero que hacer luego en la calle?
En los paseos no debes darle tirones a tu perro. Ellos difícilmente asociaran el dolor del cuello a que
no deben tirar. Sino que pueden asociar el dolor con lo que tienen delante. Suelen ser otros perros,
niños, personas. A la larga tu perro asociara los perros con dolor y empezara a ladrarles y querer
pelearse para que se vayan de allí y no haya dolor en el cuello.

Como hacer que no tire? Si tu perro tira de la correa no avances, no lo mires, no le riñas, párate
y no lo mires. A la que no haya tensión avanza. Si ves que no deja de haber tensión haz un ruidito
para llamar su atención. Y a la que afloje la tensión dile “muy bien” y sigue paseando. Premia con
un “muy bien” y comida si llevas, siempre que tu perro no tire, normalmente en el paseo de vuelta
a casa tiran menos. Aprovecha para premiar ahí. Los perros aprenden mucho antes lo que está
bien que lo que está mal. Si tira intenta que no llegue a oler lo que quiere o a conocer al perro que
quiere o a llegar al parque. En cuanto no tire déjale oler lo que quiera, conocer a quien quiera y
suéltalo para correr siempre que no esté tirando. Son reforzadores muy potentes, asegúrate de
que refuerzas el comportamiento que deseas, no recompenses la tensión en la correa. Cuando tu
perro entienda que cuando no hay tensión va donde quiere y que cuando hay tensión no pasa nada
bueno, tu perro dejara de tirar.

 

 

Un poquito de empatía con ellos

La realidad de muchos perros es que salen 2 veces al día, el tiempo justo para hacer pipi y caca, no
les dejan oler lo que necesitan, cada vez que ven algo interesante se tira de ellos causando malestar
en el cuello y frustración a nivel emocional. A muchos no se les deja ir a conocer a otros perritos,
no les dejan oler los pipis y las cacas de otros perritos. Los perros son perros y conocen el entorno
con el olfato. Se pasan el día aburridos en casa y cuando salen deben ir donde tu les digas, intentar
oler lo que puedan o lo que les de tiempo, a ver si el dueño se despista y les da tiempo de oler a esa
perrita que pasa. Se pasan todo el día esperando un paseo que luego resulta frustrante y que lejos
de relajar los estresa y son poco gratificantes. Otros perros van de casa al parque y del parque a
casa. Son perros adictos a los parques. Luego no saben pasear y callejear por otros ambientes, son
tantos los estímulos a los que no están acostumbrados que van muy nerviosos. Los parques y pipi
can suelen estar lleno de estrés y de otros perros adictos al parque. Normalmente estos perritos
están poco equilibrados por lo que son comunes las broncas y peleas. No es malo ir a los pipi can o
parques donde hay perros de vez en cuando, a ellos les gusta, pero si veis gente gritando o riñendo
a los perros, perros gruñendo, jugando muy bruscamente, que ladran constantemente, que están
obsesionados con el juego a pelota… vete de allí, deja que tu perro salude un par de minutos y
llévatelo de allí. Le haces un favor a tu perro. Si te quedas llegaras a casa con tu perro alterado,
y si lo haces a menudo puede que tu perro empiece a tener algún problema de comportamiento
relacionado con el estrés.

Tampoco nos hemos planteado si somos una buena compañía para ellos? Nos gustaría salir a
pasear con alguien que siempre nos dice donde ir, que siempre está diciendo, siéntate, no huelas,
ven aquí, no hables con ese, ignora a este que no quiero que hables con él, que te va dando tirones
del cuello. Y peor aún, los hay que te irían pegando toquecitos con el talón del pie y poniéndote
panza arriba, amenazándote del cuello cuando tu estas nervioso. Cuando necesitas su apoyo el te
amenaza. Querrías pasear con él, te sentirías bien con él, el paseo seria gratificante?

Recuerda, el paseo es el momento de tu perro. Es suyo!! Llevarlos mucho al campo, es buenísimo
para ellos y para nosotros. Darles buenos paseos, ni muy cortos ni muy largos. Los paseos
demasiados largos o un exceso de actividad también estresa. Permítele contacto social adecuado,
que huela, investigue, corra… enseñarle habilidades o juega con él a juegos de olisqueo, haz
actividades con el que os gusten a los dos. Seamos una buena compañía para ellos y un ejemplo a
seguir, seamos buenos referentes de tranquilidad, seguridad y cariño, ellos aprenden por imitación
y se pasan todo el día observándonos. Tenemos que ser un buen ejemplo de cómo queremos que
se comporten. Trátalo bien, no le exijas acciones constantemente (si te pasas llegara un momento
en que tu perro no te haga ni caso), no tires de él ni le pegues tirones, llámalo si cambias de
dirección, avísalo, ponte en su lugar, a ti también te gustaría que te avisaran y no tiraras de tu
cuello. Ayúdate de un arnés adecuado si tu perro tira mucho, correa larga, premia la no tensión e
ignora la tensión en la correa, refuerza siempre la no tensión y en poco tiempo tendrás un perro
que no tira de la correa. Y sobre todo, tendrás un perro mucho más tranquilo y feliz!!

 

Autor: Sheila Pérez

Fuente: Miriam Olmedillo Galán