Introducción a la manipulación de zonas sensibles

18-07-11

MANIPULACIÓN Y CARICIAS CORRECTAS

 

- Debemos observar a nuestro perro para saber que le gusta y que le incomoda y así evitar
incomodarlo o ponerlo nervioso sin necesidad (normalmente no les gusta que les toquen las patas,
las orejas… pero cada perro es un mundo). Si no les gusta podemos desensibilizarlo dando comida
cuando toquemos este zona que no les gusta.

- Hay que acariciarlos y darles mimos cuando están tranquilos y no cuando están nerviosos. MUY
IMPORTANTE!

- No hay que atosigarlos cuando están descansando.

- Debemos reprimir nuestras intenciones de tenerlos constantemente en brazos, achurarlos,
acariciarlos constantemente. Hay que vigilar no darles un exceso de atención, si no luego la exigen.

- Hay que habituarlos al baño, cepillado, secador, cortado de uñas, limpieza de orejas…

-Habituarlo al veterinario y desensibilizar los manipulados en las patas, la boca, los oídos, subirlo
en mesas… de forma progresiva y con comida.

-En presencia de niños, debemos evitar que los niños atosiguen y molesten a nuestros perros. Por
la seguridad de los niños y el bienestar de los perros, si un perro hace señales de calma o se marcha
no debemos permitir que los niños los persigan y le sigan haciendo cosas. Si un perro gruñe a un
niño, debemos llevarnos al niño de allí. Eso significa que no hicimos caso a sus anteriores señales.
Si gruñe y el niño sigue atosigando lo siguiente puede ser un marcaje, y lo siguiente un mordisco.
Normalmente cuando un perro muerde a un niño es porque lleva meses e incluso años haciendo
señales de calma que todo el mundo ignora e incluso se les castiga por hacerlas (ej: si un niño toca
al perro, el perro se va, a veces se riñe al perro por querer irse y lo obligan a estar allí aguantando).

 

Autor: Sheila Pérez

Fuente: Miriam Olmedillo Galán