Le informamos que este sitio web instala cookies propias y de terceros al navegar por sus páginas con el fin de facilitar su navegación y obtener datos estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso e instalación. Acepto más información
Tlf: 680457326/646485209 (Horario de 10:00 a 20:00h)
Contactar

Perros Escapistas: Consejos y Soluciones

25-11-14

Muchas personas se quejan de las escapadas de sus perros, y lo que es peor: que no hagan caso cuando se les llama. La mayoría de los perros se escapan de casa por varios factores: por motivos sexuales, por un instinto de caza, por ganas de explorar o por miedo a algo. Sea cual sea la razón, el caso es que se debe a una mala educación del perro o conducta corregible.
De todas las maneras, este comportamiento puede corregirse; es cuestión de paciencia y de seguir algunas pautas.

                        

                
- Cuando las escapadas se producen por motivos sexuales, todo depende del nivel de excitación de cada perro, hay perros que tienen mayor carga tertosterónica que otros, por eso, hay perros que se escapan más y otros menos cuando huelen cerca a una hembra en celo. La solución para estos casos es la esterilización, que además en los machos evitará problemas de próstata y en las hembras quistes ováricos y tumores de mama.


- Cuando las escapadas se deben a la caza, el factor genético es importante. Las razas cazadoras, no dudarán en salir detrás de alguna presa (o lo que consideren presa) con tal de darles caza, por eso es esencial la educación.


- También tenemos a los perros exploradores que huyen de casa para descargar sus frustraciones, que son debidas esencialmente a ansiedad por falta de ejercicio. La solución aquí es muy sencilla: más paseos, más ejercicio y más tiempo del propietario para sus mascotas.


- Por último lugar, puede ser que el animal tenga fobia o miedo a determinados ruidos y esto le cree un estado de nerviosismo que le haga huir de manera descontrolada. Ello puede deberse a la falta de estímulos auditivos desde cachorro o a una mala experiencia asociada a ciertos ruidos. Ante esta situación, hay que procurar acostumbrarle a esos ruidos y hacer que los asocie con una situación agradable, por ejemplo ofreciéndole una golosina y acariciándole cuando se muestra tranquilo ante ellos.

                        


Las claves para evitar tener un perro que se habitúe a escapar de casa son:

- El nombre. Parece una tontería pero este aspecto es fundamental. Evita reñir a tu perro usando su nombre. Cuando en el día a día tengas que darle alguna reprimenda a tu perro, utiliza el monosílabo NO, nunca su nombre. Su nombre debe ir siempre ligado a cosas positivas, para que en cuanto le llames el perro asocie eso con que le van a premiar de inmediato (los premios no son materiales siempre, las caricias, los elogios son buenísimos premios para tu perro). Si tu perro tiene ligado su nombre a castigo, si se escapa y le llamas no va a hacer caso… Ojo con el tono de voz: aunque te asuste ver cómo se escapa no uses un tono de voz agresivo para llamarlo… no invita a acercarse.

- La integración familiar. Es muy importante que el perro se sienta integrado dentro de su familia. Si no lo siente así, será un perro independiente que tomará sus decisiones cuando quiera, son perros que normalmente están confinados en el jardín o en una perrera en el terreno. Estos perros, que no han formado un vínculo estrecho con la familia, intentan huir para quemar sus frustraciones.

- Ojo con tu comunicación no verbal. Si tu perro se ha escapado vigila tu disposición corporal, el perro se da cuenta de si estás crispado o no, lo mejor es que pruebes de llamarlo serenamente agachándote, o bien, pruebes de salir corriendo en dirección contraria, invitándole a unirse contigo en una nueva escapada.

- Ejercitar al perro. En los primeros paseos que realices con tu cachorro o perro, intenta jugar con él al escondite. Esto provocará en el perro el estar pendiente de ti en todo momento. Si lo sueltas, te escondes detrás de un árbol lo llamas y va en tu busca, felicítalo, refuerza esa conducta. A la larga, en los paseos que deis juntos, cuando sueltes a tu perro notarás cómo de vez en cuando va dirigiendo miradas hacia ti para no perderte de vista.

- Edúcale a la hora de llamarle. Muy importante: cuando salgáis de paseo, y quieras soltarle, evita llamarle solo cuando acaba el paseo, porque eso significa que le vas a poner la correa y o vais a marchar. Entre juegos y correteos, ve llamándolo y acarícialo. Es una forma de engañarle, pero solo así podremos evitar que haga caso a nuestras llamadas.
Cuando se pretende que el perro acuda y corre en dirección contraria, no hay que ir tras él para cogerle, porque el efecto será el contrario. Es decir, el perro huirá con más insistencia. Lo ideal es que el animal siga a su dueño y no al contrario. Cuando el animal percibe que no se está pendiente de él, sino que debe seguir al dueño para no perderle la pista, cambia de actitud.

- Nunca le castigues. Por muy enfadado que estés con tu perro porque se ha escapado evita castigarle, porque no evitarás que no vuelva a escaparse, sino que tarde más en llegar a casa o incluso evitar directamente volver a casa por miedo a un castigo.

Sigue estos consejos, y sobre todo, recuerda que la clave fundamental para evitar que tu perro se escape está en pasar tiempo con él de juegos, de paseos, de ejercicio físico. El perro se escapa por aburrimiento y para quemar frustraciones, que te quede muy claro.  Así que si le dedicas tiempo, que es lo que más quiere en este mundo tu perro, y sigues concienzudamente una rutina diaria de paseos, tu perro no se escapará porque sabrá que a tal hora, a tal hora y a tal otra toca paseo.
En caso de no poder corregir el problema en casa, se puede acudir a un adiestrador canino o educador que averiguará las causas por las que el animal se escapa y reconducirá su actitud.

EL PELIGRO DE LAS FUGAS
Las fugas de los perros son peligrosas, puede haber accidentes y atropellos; puede que nunca más podamos recuperarlo y se pierda para siempre. Así que hay que procurar por todos los medios que el perro no escape. Colocar vallas altas en casa para evitar que pueda saltar, evitar puertas abiertas y llevarle sujeto con la correa por la calle.
Para perros recién adoptados, sobretodo seguir al pie de la letra las pautas que facilitan y proporcionan las protectoras. No confiarse, el perro necesita un periodo de adaptación que puede durar meses, dependiendo del caso.
Evitar soltarlo en espacios abiertos, hay que ser conscientes del gran cambio en su vida. Necesitaran mucha comprensión y paciencia por parte del humano.


QUE DEBO HACER SI EL PERRO SE HA ESCAPADO
Una vez que el perro se ha escapado hay que esperarle con paciencia y llamarle para que cuando regrese nos encuentre.
Si pasa demasiado tiempo y no aparece, hay que dar aviso a la policía (112 y 062), sociedades protectoras y clínicas veterinarias. Es muy importante, así como obligatorio, que el animal esté identificado con el microchip, y más si se tiene tendencia a escaparse. También se le puede colocar una chapa en el collar con el teléfono para tener garantía de recuperarlo en caso de pérdida.
En el momento en el que el perro se escapa, no hay que perseguirlo porque correrá todavía más. Si se le llama y vuelve, hay que recibirlo con una caricia y no con reproches para no confundirlo sobre lo que tiene que hacer.

                         

« Vuela nuestro Angel Libre En memoria de BOB - Nuestro Rubio »

Autor: PILAR LINARES, KRIS FERNANDEZ Y ADA MOYA



Adopta ¡Salva una Vida! - Tlf: 680457326/646485209 (Horario de 10:00 a 20:00h) - Contactar Bambú cms