Le informamos que este sitio web instala cookies propias y de terceros al navegar por sus páginas con el fin de facilitar su navegación y obtener datos estadísticos. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso e instalación. Acepto más información
Tlf: 680457326/646485209 (Horario de 10:00 a 20:00h)
Contactar

Cómo comunicarte con tu PERRO

21-07-15

Te servirá mucho conocer el significado de los métodos de comunicación de tu perro para que puedas adaptar tu propio comportamiento según sea necesario y puedas estar seguro de sus sentimientos. Estos hacen vocalizaciones y gestos con la cara y el cuerpo, al igual que los humanos, con el fin de expresar sus sentimientos. Y si bien algunos de estos gestos pueden parecer muy similares a los nuestros, pueden tener significados muy diferentes. En el presente artículo, aprenderás una serie de interpretaciones de los mensajes de tu perro y aprenderás a comunicarte efectivamente con él.

Comprender el comportamiento de tu perro

- Observa a tu perro. Aprender los hábitos de tu perro, gestos y movimientos a través de la observación hará que el proceso de comprensión del comportamiento de tu perro sea más natural y puedas comprender muchas de las cosas que hace sin necesidad de una explicación. Así como cada persona es única, también lo es tu perro, y conocer su forma particular de ser es algo que solamente tú podrás hacer plenamente.

- Conoce la reacción de tu perro ante el contacto visual. Considera cómo te sientes cuando alguien se te queda viendo fijamente en lugar de seguir los estándares de contacto visual normal. De la misma manera en que te parece una confrontación, los perros se sienten confundidos y amenazados con una mirada fija, ya que es una postura de amenaza para ellos. Un perro que desvía su mirada para evitar esta situación está siendo cortés (o sumiso) y procura evitar la confrontación.

- Entiende el orden de la manada. Los perros son animales de manada, genéticamente programados para seguir una jerarquía. Su comportamiento y comunicación están basados en la percepción de su posición en la misma.

  • Entre más perros tengas, más se enfatizará el comportamiento. Muchos de los gestos o las posturas que los perros usan se relacionan con el orden de manada y a menudo se confunden con otras cosas. Cuando comprendes los gestos, podrás interpretarlos como dominantes, sumisos o desafiantes y podrás entender mejor a tu perro así como mejorar tu respuesta de acuerdo a ello
  • Se utiliza el alfabeto griego para designar las posiciones en una manada. El Alfa es el líder. Este debes ser tú, pero busca pistas que indiquen que tu perro piense que es él.
  • Los otros perros caerán en las siguientes posiciones: Beta, Gamma, Delta y así hasta el más sumiso que es Omega.
  • Si tienes más de un perro, verás comportamientos de dominación, sumisión, desafío en sus juegos y en los hábitos de todos los días. Es su naturaleza tratar de avanzar en el orden de la manada así como luchar por mantener su posición, así que puedes notar comportamientos de desafío algunas veces, incluso si existe un orden claro de manada.

- Reconoce la sumisión y la dominación. Identificar la sumisión y dominación en el comportamiento canino te ayudará a determinar si es necesario entrenarlo (o volverlo a entrenar). Tu mascota no debe creer que puede dominarte.

                             

  • Dar vueltas y mostrar la barriga es un gesto que muestra respeto por la autoridad. Frotar la barriguita es un excelente refuerzo para este comportamiento.
  • Una barriguita expuesta también puede indicar una resistencia pasiva a una amenaza percibida.
  • Agazaparse puede indicar sumisión o nerviosismo (lee el paso “Interpreta si tiene molestias o incomodidad” más adelante).
  • Montar (o aparearse) puede ser un signo de estrés en el perro, sobre todo cuando uno con baja confianza trata de establecer una alianza con un animal de mayor confianza. El montar es difícil de tolerar por parte los dueños, ya que puede considerarse como un gesto de dominancia, de un perro que busca ser el más dominante de la manada. Se debe tener cuidado al interpretar este gesto y el entrenamiento estándar se dirige a evitar que un perro te asalte.
  • Los perros usan diversos gestos y posturas para ejercer dominación, por ejemplo, meten su cabeza, barbilla o pata en la parte trasera del cuello o los hombros de otro can. Al mismo tiempo podría quedarte mirando fijamente estando bien erguido o encima de otro perro.
  • Un perro puede mostrar dominación o sumisión con su cola: si su cola está erecta y tiembla ligeramente, significa que tiene un desafío y el perro muestra un comportamiento dominante, pero si la mueve rápidamente a una altura baja muestra sumisión.
  • Una cola erecta indica autoconfianza, asertividad o mucha emoción. También puede verse como una posición de perro “alfa” cuando está con otros perros.

Interpretar el lenguaje corporal de tu perro

- Aprende a interpretar la postura de tu perro. La manera en que un perro sostiene su cuerpo te puede decir mucho sobre su estado de ánimo y sus emociones. Muchas de las señales son sutiles y puede tomar tiempo extra aprender todas estas expresiones, pero vale la pena.

- Identifica un comportamiento juguetón y cariñoso. Los perros expresan su confianza y su deseo de jugar mediante señales corporales y posturas.

                            

  • Postura de confianza: un perro que se siente seguro se mantendrá erguido, tendrá su cola hacia arriba y probablemente la moverá lentamente. Asimismo, sus orejas pueden apuntar hacia arriba o pueden estar relajadas y por lo general tienen un aspecto relajado. Sus ojos tendrán las pupilas más pequeñas, ya que también están relajadas.
  • Si está frente a ti, con la cabeza y el pecho sumergido en el suelo, las patas delanteras extendidas hacia fuera, con la parte trasera y la cola hacia arriba, entonces será una clara invitación para jugar. A esto se le conoce como la "reverencia del juego". Los dueños suelen confundirlo con una postura de ataque, pero que claramente denota que es tiempo de jugar.
  • Los balanceos de la cadera o los codazos son otra señal de juego. Esto implica que el perro se balancea alrededor de otro perro y lo tira al suelo con su parte trasera (la parte que no tiene dientes). Cuando el perro exhibe su parte trasera, es una indicación de confianza y dependiendo de tu perro, podría significar que tu perro quiere que lo rasques. Si menea su parte posterior, es un signo de emoción y amistad.
  • Si el perro se estira, tiene su trasero alzado, las patas estiradas al frente y la cabeza cerca al suelo, probablemente tenga ganas de jugar.
  • Si tu perro levanta su pata para tocarte la rodilla u otra parte del cuerpo, querrá tu atención, pedirte algo o decirte que quiere jugar. Este gesto apareció ya cuando era cachorro, cuando lo asociaba a la leche que obtenía de su madre, pero se vuelve parecido a dar la mano para saludar: es una cuestión de conexión y amistad.
  • Los cachorros golpean el aire con su pata repetidamente como una invitación para jugar.
  • Si la cola del perro está en una posición neutral (al nivel del cuerpo o un poco más bajo), es muy probable que se sienta seguro y amigable.
  • Si la cola de tu perro se mueve de un lado a otro intensamente, entonces ¡estará con ganas de hacer travesuras y fastidiarte a ti o a otro can! También podría ser un signo de querer golpear a otro animal.
  • Si tu perro mueve lentamente su cola de un lado a otro y te mira al mismo tiempo, estará relajado, pero alerta y preparado para cualquier juego.

- Interpreta si tiene molestias o incomodidad. Saber si tu perro se siente incómodo o inseguro te ayudará a satisfacer las necesidades del animal y brindarle comodidad y tranquilidad cuando sea necesario.

  • Trotar puede ser un signo de nerviosismo, pero también de emoción o aburrimiento (por la falta de ejercicio o cosas con las cuales jugar).
  • Cuando un perro se siente amenazado, podría erizar el pelo de su espalda. Esta es una táctica para verse más grande de lo normal. No es necesariamente una actitud agresiva, pero es una de "alerta máxima", diciendo que está listo para lo que pueda venir. Un perro asustado puede morder, así que ten mucho cuidado cuando un perro eriza su pelo.
  • Asustado o inseguro: el perro puede encogerse o agacharse. Si se agacha ligeramente denota sumisión o nerviosismo. Otra respuesta puede ser una espalda arqueada, piernas ligeramente dobladas, la cola agachada (pero no metida entre las patas) y mira directamente hacia lo que le preocupa.
  • Un perro puede expresar incertidumbre y perplejidad de varias maneras: podría levantar una pata, alejar su cuerpo de la persona, animal u objeto o retroceder. Si su cabeza está inclinada hacia un lado, significa que el perro está escuchando o tiene dudas, está desconcertado y esperando más información.
  • Si la cola está ligeramente agachada y se mueve despacio, podría indicar que el perro está confundido, queriendo pedir una explicación o que investiga un objeto nuevo e inocuo.
  • Si la cola de tu perro está ligeramente agachada y quieta, estará alerta y observando. Si la cola está agachada y apenas se mueve, también podría denotar inseguridad.
  • Si tiene la cola agachada pero hay un mínimo de movimiento, podría indicar que el perro está triste o no se siente bien.

​- Reconoce los signos de agresión. La agresión podría desencadenar peleas o ataques caninos indeseables. Reconocer los signos de advertencia de agresión a tiempo te ayudará a paliar un problema antes de que empeore.

  • Si la cola del perro está agachada o metida entre sus patas muestra ansiedad, miedo e inseguridad. Aun así podría mover la cola de un lado a otro, cosa que te podría llevar a pensar que está feliz. Esta posición puede también indicar que necesita seguridad o protección.
  • De pronto se congela a la mitad de la acción: esto significa que tu perro no se siente seguro de sí mismo y prefiere estar solo o se está preparando para un ataque. Esto es algo común cuando un perro sostiene un hueso. ¡Nunca te interpongas entre un perro y su hueso!
  • Si tu perro se inclina hacia adelante y se ve rígido, es muy probable que se sienta agresivo o amenazado. Esto ocurre en respuesta a lo que el perro percibe como una amenaza o un desafío. La cola suele estar escondida o hacia bajo, la mueve rápida y frenéticamente. Lo blanco de los ojos se verá cuando el perro desvía su mirada.
  • Si un perro piensa atacar o se siente amenazado, es probable que muestre la parte blanca de sus ojos mientras mira directamente la que según él es la potencial amenaza.
  • Un perro que muestra señales de agresión, pero que luego sacude la cabeza y los hombros podría estar indicando el fin de cierto nivel de tensión, tales como una alerta a una amenaza o un evento anticipado que no llega a llevarse a cabo.

Reconocer las señales de la cara y de la cabeza de tu perro

- Observa las orejas de tu perro. Mientras nosotros como humanos no somos capaces de hacer mucho con nuestros oídos, las orejas de los perros pueden ser increíblemente expresivas.

  • Las orejas erguidas hacia adelante o hacia arriba: esto puede indicar que el perro está plenamente comprometido con el juego, la caza o está concentrado. Es una señal de que está prestando atención. Esta posición de las orejas también puede indicar curiosidad y puede expresar la intención de hacer algo, ya que el perro estará recogiendo sonidos. Es una posición de oído evidente en la etapa temprana de una persecución.
  • Orejas aplastadas: las orejas aplastadas contra la cabeza del perro indican que el perro siente miedo o amenaza. Las orejas hacia adelante, pero cerca de la cabeza también pueden indicar agresividad.
  • Orejas que apuntan hacia atrás, pero no están aplastadas: indican infelicidad, ansiedad o incertidumbre.

- Conoce las señales de los ojos de tu perro. Los ojos de un perro expresan tanto como los ojos humanos, así como puedes aprender a interpretar las señales en la mirada de la gente, también podrás interpretar las de tu perro. Las siguientes son algunas de las señales más comunes de los ojos:

  • Ojos bien abiertos: esto significa que tu perro está alerta, juguetón y listo.
  • Mirar fijamente: como se mencionó anteriormente, este es comportamiento desafiante y dominante.
  • Evitar el contacto con los ojos: puede ser una forma de cortesía (en lenguaje humano) o de respeto o sumisión (en lenguaje de perro).
  • Parpadeo o guiño: tu perro está siendo juguetón.
  • Ojos entrecerrados: esto puede indicar que tu perro se siente agresivo y se prepara para atacar. Este gesto puede ir acompañado de una mirada fija.

- Observa la cara de tu perro. Las expresiones faciales sí existen en los perros y son muy específicas. En el marco de la interpretación de los gestos y el comportamiento de tu perro, la comprensión de las expresiones faciales es crucial:

                             

  • Sonrisa: a veces es difícil diferenciar una sonrisa de un gruñido, así que revisa todo el lenguaje corporal. Si todo ello se suma a un perro feliz, entonces tu perro estará sonriendo, lo cual significa que está feliz y relajado, al igual que los seres humanos.
  • Bostezo: depende mucho del contexto, así como con nosotros (por ejemplo, porque estamos cansados, necesitamos más oxígeno, sentimos estrés o vergüenza, o nos damos cuenta de que alguien más bosteza). Para los perros, el bostezo parece ser contagioso como lo es con los seres humanos. De hecho, si bostezas delante de tu perro, pensará que estás estresado (en cuyo caso, es probable que se aparte de ti para darte un poco de espacio) o responderá amablemente y bostezará también. Los perros también bostezan como una manera de aliviar la tensión, para mostrar confusión o cuando se sienten un poco amenazados, especialmente cuando encuentran nuevas situaciones y nuevos perros o animales.
  • Boca: si un perro que tiene su boca estirada hacia atrás, cerrada o ligeramente abierta, está demostrando que está muy estresado, con miedo o tiene dolor. Esto puede estar acompañado por un rápido jadeo. Si tu boca se estira hacia atrás y está abierta, es un signo de sumisión o neutral. Un perro que está alerta y contento tendrá su boca cerrada o ligeramente abierta, con los dientes cubiertos.
  • Lamerse los labios: si tu perro se lame los labios en combinación con un bostezo, puede ser un claro indicio de que se siente estresado, bajo presión o frente a una amenaza. Es un gesto común que muestran los cachorros cuando están alrededor de adultos, derivado de una conducta de amamantamiento. Si los cachorros siguen este comportamiento en la edad adulta, el lamer constantemente puede molestar a la gente y otros perros por igual. Y para los perros adultos, lamer también puede ser parte de la conducta sexual de los perros, ya que encuentran señales químicas en la hierba, alfombra y en los genitales de otros perros. Un perro que lame los labios de otro perro está mostrando un comportamiento de aplazamiento.
  • Mostrar los dientes: esta es una señal de agresión y la intención de usar los dientes para morder. Esto no quiere decir que cada vez que enseñe los dientes esté siendo agresivo, por lo que debes poner atención a los otros elementos. Si los dientes están al descubierto y el hocico no está arrugado, es una advertencia y una señal de dominio y defensa territorial. Si los labios están doblados, los dientes están al descubierto, el hocico está arrugado y gruñe, indicará que el perro está enojado, listo para luchar y habrá muchas posibilidades de que muerda.

Interpretar las vocalizaciones de tu perro

- Aprende a diferenciar los ladridos de tu perro. Los perros ladran por muchos motivos, por eso ser observador y escuchar te ay

udará a aprender a diferenciar los ladridos distintivos en diversas situaciones.

  • Un ladrido fuerte, de tono agudo y rápido: estos indican agresividad y territorialidad.
  • Ladrido gutural o corto, frecuente, alerta: este tipo de ladrido es una advertencia a la manada (de lobos o humana) de peligro potencial. Puede ir acompañado de gruñidos.
  • Ladrido corto, crujiente: esta es la manera en que tu perro saluda.
  • Ladrido de tono agudo: se oye a menudo cuando un perro es juguetón. Un ladrido corto, agudo es una señal de amistad y puede ir acompañado de gemidos o ladridos.
  • Ladrido agudo, de tono alto, en grito: es una indicación de que tu perro siente dolor.
  • Ladrido de tono grave, único o espaciado: es otra advertencia para que retrocedas.

- Aprende a diferenciar los gruñidos. Ten en cuenta que los gruñidos juguetones son comun

es durante el juego, así que no todos los gruñidos deben ser vistos como agresión o preocupación, pero ten cuidado, porque un perro demasiado bullicioso y que se ha dejado llevar por el juego todavía puede morder a un humano que interviene o que está demasiado cerca.

  • Gruñido de tono grave, tranquilo: esto indica que debes retroceder. Es una señal de agresividad en un perro dominante.
  • Gruñido que termina con ladrido corto: este es el sonido que hace cuando responde a una amenaza. Puede ser el preludio de una mordida.
  • Gruñido medio, que lleva o se combina con un ladrido: este tipo de gruñido indica que tu perro está nervioso y posiblemente sea agresivo.
  • Gruñido en murmullo de tono grave: este es un signo adorable de alegría. Un gruñido suave es generalmente un gruñido de juego. Evalúa teniendo en cuenta el contexto y la orientación general de tu perro. A menudo se acompaña de ladridos de excitación.
  • Gruñido sostenido o hace "warf": este ruido es una indicación de que tu perro está ansioso o sospecha algo.

- Conoce por qué aúllan los perros. Conocer las diferentes razones por las cuales tu perro aúlla te ayudará a reaccionar ante sus necesidades. Hay diversos tipos de aullidos, todos con significados distintos:

                              

  • Aullido largo y sostenido: señal de separación, soledad.
  • Aullido corto, con tono agudo que va en aumento: indica que tu perro está feliz o emocionado.
  • Aullido: esta es una señal de caza.
  • En sirena: esta es una respuesta a otro aullido o un ruido constante.

- Aprende a diferenciar sus gemidos. Otro tipo de vocalización que hacen los perros son los gemidos. Así como los ladridos, los aullidos y los gruñidos, los gemidos pueden significar cosas distintas en contextos diferentes.

  • Gemidos cortos acompañados de ladridos cortos: esto indica que tu perro está ansioso, emocionado o tiene curiosidad.
  • Gemidos cortos: esto demuestra miedo o ansiedad.
  • Gemido de tono bajo: esto indica que tu perro está ligeramente ansioso o es sumiso.
  • Gemido persistente de tono agudo: esta es una petición de atención, refleja ansiedad intensa o dolor severo.

Expresar la comunicación humana

- Evita los signos involuntarios. Los perros entienden nuestro idioma en sus términos, pero es muy importante entender cómo te ve el tuyo y cómo algunos de tus gestos pueden ser causarle angustia, temor o preocupación, aunque no te des cuenta. Ten presente siempre que tu perro te observa, aprende de ti y trata de predecir tu rutina, tus hábitos y preferencias.

  • Retirada de la mirada y brazos al mismo tiempo: esto le informa a nuestro perro que hemos decidido no tocarlo más, a lo que podría responder negativamente.
  • Nuestro propio bostezo, como se ha señalado anteriormente, puede indicarle a tu perro que estás angustiado y puede alejarse de ti. Puede ser una buena idea para cubrir el bostezo si tu perro responde negativamente.

- Prevén la incomodidad de tu perro. Algunas acciones que consideramos normales o cariñosas no se traducen bien del "idioma humano" al "idioma canino". Evitar las actividades que incomodan a los perros puede ayudar a fortalecer tu relación con él.

  • Mirarlo fijamente. Esto lo considera una amenaza. Antes, algunos entrenadores creían que un perro que desviaba la mirada era una señal de desobediencia, pero ahora se percibe más como una de cortesía o sumisión.
  • Interpretar los signos de miedo en un perro como culpa y reaccionar como si el perro se mereciera un castigo. Esto solo sirve para aumentar la sensación de miedo en el perro y no hace nada para inculcar un mejor comportamiento desde nuestra perspectiva.
  • Acariciar a los perros en la cabeza. A un buen número de perros no les gusta que los acaricien directamente en la cabeza y esto es algo que un perro por lo general tiene que aprender a tolerar. Como tal, no es recomendable acariciar a un perro extraño en la cabeza hasta que estés más familiarizado con él. A su vez, si vives en un entorno urbano donde la gente tiende a querer hacerlo, el entrenamiento inicial es esencial (con golosinas) para ayudar a tu perro a tolerar que lo acaricien en la cabeza.
  • Abrazos y mimos. Los perros son lindos, adorables y muy dignos de un abrazo. El problema es que la naturaleza los ha programado para creer que el ser sostenido significa una de dos cosas: una, que está atrapado como una presa, y dos, que lo están montando. Dado que ninguna de estas acciones trae respuestas felices, un perro que no está acostumbrado a las caricias y a los abrazos frecuentes puede huir, retorcerse y morder. Si este es el caso con el tuyo, sé paciente y adopta un enfoque gradual para conseguir que se acostumbre a tu abrazo amoroso. Asegúrate de que los niños que abrazan a los perros siempre mantengan sus rostros lejos del animal y vigila la reacción del perro para que puedas intervenir rápidamente si es necesario.
  • Los perros son animales sociales y necesitan contacto. Las primeras noches que tengas un cachorro en el hogar será necesario evitar el distanciamiento habitual del perro: trata de mantenerte cerca del cachorro (como tener su jaula en la habitación) y luego muévelo gradualmente adonde dormirá de forma permanente. Esto le garantizará de que todo está bien. No compartas tu cama con él a menos que quieras que se acostumbre como un hábito permanente. Esto crea una confianza permanente en la mente del cachorro.

- Déjale en claro las órdenes intencionales. Sé claro, coherente y conciso con las órdenes.

  • Siempre repite las órdenes, sé repetitivo y utiliza el mismo tono para que sepa su nombre y comprenda que debe oírte.
  • Cambia tu tono. Los perros tienen instintos que ayudan a discernir si estamos contentos o molestos con ellos. Si sonríes y le dices a tu perro "buen perro" en un tono feliz, sabrá que ha hecho algo bien. Del mismo modo, si lo corriges en un tono de enojo, sabrá que ha hecho algo mal. Es importante tenerlo en cuenta cuando lo entrenes.
  • Recuerda que los perros olvidan las cosas con frecuencia. Sin embargo, recordarán las cosas que hicieron que estuvieron mal, dónde están ciertas personas o cosas, quién eres y quiénes son sus amigos, las felicitaciones y las cosas sorprendentes (buenas o malas) que suceden.
  • Gritarle, gesticular o sacudir "armas" como un palo de la escoba hacia tu perro. Este es un comportamiento loco y no hace nada para cambiar el comportamiento de tu perro, pero sin duda puede alterar un perro ya inseguro y temeroso aún más (trata de verlo a partir de la percepción del perro: ¡no es bonito!). Guarda tu energía y mantén la calma. Ten en cuenta siempre la regla de hacer el mínimo esfuerzo (también es una buena regla a seguir con los niños).
  • Tenlo en cuenta mientras corrijas a un perro. Si regresas a casa y te encuentras con el sofá destruido, con gritarle no lograrás nada, puesto que no hará ninguna conexión entre el sofá destruido y la corrección.

- Desarrolla una comunicación mutua. Tener una relación comunicativa recíproca con tu perro les ayudará a ambos a mantener una relación sana. Mantener abiertas las líneas de comunicación y mostrarle que lo comprendes te ayudará a saber cuándo intervenir si pasa algo.

  • Averigua cómo los perros se comunican entre sí. Adaptar tu propia estrategia de comunicación en la comunicación canina te ayudará a relacionarte mejor con tu mascota.

Consejos

  • Toma un tiempo para aprender acerca del lenguaje de tu perro. Como animal único, aunque mucho de lo escrito en el presente será válido, tu perro aún puede demostrar su propia forma de comunicarse y será a través de pasar tiempo con tu perro que llegarás a conocerlo mejor.
  • Asegúrate de repetir las órdenes en el mismo tono o de lo contrario tu perro se confundirá.
  • Siempre sé expresivo en tu voz. Los perros reaccionarán de inmediato.
  • Es importante tener en cuenta el comportamiento de tu perro alrededor de otras especies que no sean humanos u otros perros. Al introducir otros animales en casa, tales como gatos y conejos, las reacciones de tu perro son un indicador importante para el éxito o fracaso de la presentación y para estar preparados para intervenir rápidamente si las cosas se salen de control. La introducción gradual, supervisión cuidadosa y paciencia tienden a ser necesarios cuando se presenta una nueva mascota a un perro que ya ha establecido su lugar.
  • Recuerda que cada perro es diferente. Si tu perro tiene personalidad pasiva, es posible que tengas resultados pasivos en lugar de los neutros que se indican en el presente artículo. Los perros agresivos, obviamente, actúan agresivamente, pero pueden ser más pasivos. Cada reacción puede ser diferente.
  • Hay muchos signos más sutiles que los perros utilizan para mostrar ansiedad, estrés, intereses u otros estados de ánimo. Conoce estas señales para ayudarte a predecir las reacciones de tu perro.
  • Decide qué quieres que haga tu perro. Por ejemplo, si le dices "abajo", para él podría significar "acuéstate" o "bájate de los muebles".
  • Cuando entrenes a un perro, sé amable. ¡No seas duro con él!
  • Si tu perro vive en un departamento o no tiene un patio para ir a hacer sus necesidades, comienza a entrenar a tu perro para que te pida ir al baño. Esto es útil en malas condiciones climáticas o en las mañanas ajetreadas. Enseñarle a tu perro a que toque una campana que cuelgue arriba de la perilla de la puerta puede ser una señal útil. Recuerda también que el movimiento ayuda a mejorar el tránsito intestinal y un perro cansado es un buen perro.

Advertencias

  • Sé observador: cualquier gemido puede significar dolor o lesión. No ignores los lloriqueos sostenidos si no conoces la causa. Revisa a tu perro minuciosamente, pero si no encuentras nada malo y continúa expresando su tristeza, consulta a un veterinario inmediatamente.
  • Como lo aclaramos en los pasos del presente artículo, ten en cuenta que un perro que menea la cola no necesariamente está feliz. Los perros pueden mover la cola por muchas razones (al igual que los seres humanos pueden sonreír o mostrar sus dientes por muchas razones). Si no estás familiarizado con el perro, busca otros signos que puedan sugerir que no está de ánimo para tocarlo o que una retirada rápida sería lo mejor.
  • No obligues a tu perro a hacer algo y no te comuniques con él de una manera dañina u ofensiva.
  • Cuando te acerques a los perros callejeros o en cualquier lugar, ten en cuenta que siempre debes estar por encima de su nivel de los ojos, pero nunca de una manera amenazante que los haga sentir asustados, sino podrían atacarte. Hablarles en esta posición te garantiza seguridad.

 

Autor: Equipo ASUV

Fuente: http://es.wikihow.com/comunicarte-con-tu-perro


Ver animales en adopción

Adopta ¡Salva una Vida! - Tlf: 680457326/646485209 (Horario de 10:00 a 20:00h) - Contactar Bambú cms